Saltear al contenido principal

PRI: ¿Concentración de poder o estrategia necesaria?

 

En una decisión que ha generado tanto controversia como preocupación, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha aprobado una reforma a sus estatutos que permitiría la reelección de sus dirigencias nacional y estatales hasta por dos periodos consecutivos.

Con esto, Alejandro “Alito” Moreno podría extender su mandato hasta 2032.

La aprobación se dio en la 24 Asamblea Nacional, donde participaron más de 3 mil delegados.

 

Lo que resulta notable es la ausencia de figuras clave del partido que han manifestado su oposición a esta reforma, como Manlio Fabio Beltrones, Dulce María Sauri y Beatriz Paredes.

Esta ausencia no pasa desapercibida y genera preguntas sobre la legitimidad y el consenso dentro del PRI.

 

La medida ha sido presentada como un intento de fortalecer la continuidad y la cohesión dentro del partido, que ha enfrentado desafíos significativos en los últimos años.

Sin embargo, críticos argumentan que esto podría concentrar demasiado poder en manos de unos pocos, debilitando la democracia interna y la capacidad de renovación del PRI.

 

La cuestión ahora es si esta estrategia realmente beneficiará al partido a largo plazo o si alienará aún más a aquellos que buscan un liderazgo más dinámico y representativo.

¿Es esta reelección una táctica necesaria para la estabilidad del PRI, o es un paso hacia una mayor centralización del poder?

Volver arriba