Saltear al contenido principal

”¿Es Justo Pagar por Estacionar? La Realidad en Plazas Comerciales de Mazatlán”

 

Mazatlán, un destino turístico y comercial en constante crecimiento, ha experimentado una proliferación de plazas comerciales en los últimos años. 

 

Sin embargo, este desarrollo ha traído consigo una práctica que ha generado un creciente descontento entre los usuarios: el cobro por estacionamiento. Plazas como Acaya, Galerías y, más recientemente, La Gran Plaza, están implementando sistemas de cobro por el uso de sus estacionamientos, pero hay serias dudas sobre la legalidad y justicia de estas acciones.

 

La Gran Plaza, en particular, ha iniciado la construcción de casetas de cobro sin contar con los permisos de construcción necesarios. 

 

Esta situación no es única, ya que otras plazas, como Acaya y Galerías, también han sido señaladas por realizar cobros sin cumplir con las regulaciones pertinentes. 

 

Según las normativas locales, todas las plazas comerciales deberían ofrecer espacios de estacionamiento gratuitos para sus clientes, un requisito que claramente se está pasando por alto.

 

Además de la falta de permisos, surge una preocupación crítica: la responsabilidad sobre los vehículos. 

 

A pesar de que los usuarios pagan por estacionar, ninguna de estas plazas se responsabiliza por daños, robos o cualquier incidente que pueda ocurrir en sus instalaciones. 

 

Esto plantea una pregunta fundamental: ¿qué garantía tiene el usuario al pagar por un servicio que no ofrece ninguna protección o compensación en caso de problemas?

 

El cobro por estacionamiento en estas plazas comerciales no solo representa una carga adicional para los consumidores, sino que también refleja una falta de respeto hacia los clientes por parte de los desarrolladores. 

 

En una ciudad donde se fomenta el consumo y la visita frecuente a estos centros, resulta contradictorio e injusto que se cobre

Volver arriba