Tribunal de Brasil rechaza apelación de Lula en apenas 14 minutos

Solo 14 minutos duró la sesión, donde tres integrantes del Tribunal Regional Federal de Porto Alegre rechazaron, por unanimidad, los recursos presentados por la defensa del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien está siendo acusado de supuesta corrupción.

En apenas 14 minutos el relator, juez João Pedro Gebran, y sus colegas Leandro Paulsen y Victor Laus leyeron sus resoluciones. La defensa del expresidente afirmó, cuando se supo el resultado, que estudiará presentar nuevo recurso o junto al mismo tribunal, o al Superior Tribunal de Justicia, penúltima instancia máxima, recoge este lunes Página 12.

La resolución del Tribunal Regional dejó al exmandatario a un paso de la cárcel, aunque Lula aún cuenta con un salvoconducto hasta el 4 de abril, medida que le fue concedida al líder brasilero el pasado jueves por la Corte Suprema.

Lula fue condenado en julio del año pasado por el juez de primera instancia Sergio Moro a 9 años y seis meses de prisión, condena que aumentó en enero de este año el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región a 12 años y un mes de cárcel.

El sistema judicial condenó a Lula, sin pruebas, por presunto “soborno” al sostener que supuestamente el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) recibiera un apartamento como medio de pago por parte de la Constructora OAS.

Los abogados de Lula presentaron un recurso de habeas corpus en las dos instancias superiores, es decir, en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y el Tribunal Supremo Federal (TSF), pero el recurso fue descartado por el TSJ, recoge Telesur.

Algunos magistrados desean reconsiderar la decisión del tribunal y plantear que Lula solo pueda ser encarcelado una vez se agoten todos los recursos en instancias superiores.

Si la decisión se diera, Lula sería beneficiado, pues el Supremo suele demorar incluso años en pronunciarse.
En el caso de Lula, la presidenta del Supremo, Carmen Lúcia Antunes, es la única que tiene el poder de llevar el tema a votación en el plenario.

Si el Supremo no revisa la decisión, el expresidente podría ser enviado a prisión en cualquier momento.

Mientras la justicia brasileña decide el destino de Lula, este lleva a cabo una cuarta caravana, en esta oportunidad por la localidad de Rio Grande do Sul, sur del país. Este proyecto de tiene como fin constatar en cada localidad el desmantelamiento de los programas sociales y políticas públicas atacadas por el Gobierno del presidente de facto Michel Temer.

Este lunes el líder del Partido de los Trabajadores (PT) volvió a reiterar su inocencia, al escribir en su cuenta Twitter: “He probado mi inocencia (…) Si tuvieran alguna evidencia, un trozo de papel higiénico, demostrando que el apartamento era mío, serían capaces de desmoralizarme. No pueden porque no existe, no es mía”, escribió en su Twitter.

Lula, quien postuló su candidatura a las elecciones presidenciales de octubre de este año, es el favorito en las encuestas.

Foto: Página12

Nota de AVN