Saltear al contenido principal

El Alcalde Edgar González: Estrategia y Transparencia en la Sesión de Cabildo 41

 

La tarde del viernes pasado, el alcalde Edgar González salió victorioso después de que casi un centenar de sindicalizados intentaran boicotear la sesión de Cabildo número 41, en la que se aprobó que los regidores participen en adelante en las negociaciones de los contratos colectivos.

 

El alcalde porteño, originario de El Rosario, mostró su astucia y conocimiento de la situación.

Sabiendo que la sesión se transmitía en vivo por las redes sociales, permitió que la gritería del STASAM resonara en el salón de Cabildo para exhibirlos como intolerantes.

Acto seguido, tomó la palabra para rematar la faena.

González explicó que las reformas permitirán a los regidores estar presentes en las negociaciones de los contratos colectivos de trabajo, evitando “negociaciones en lo oscurito” y cláusulas que, a menudo, favorecen a los líderes sindicales en detrimento de la base trabajadora.

El alcalde también denunció la corrupción en la dirigencia sindical y afirmó que no se prestará a nada que vaya en contra de la sociedad mazatleca.

Subrayó que no está en contra de los derechos laborales ganados en contratos colectivos previos, sino en contra de las negociaciones opacas que los actuales líderes sindicales pretenden llevar a cabo, en las que los recursos y fondos públicos no llegan a los trabajadores.

González destacó que las reformas buscan que los regidores, como parte del gobierno, contribuyan con sus opiniones en las negociaciones y que las mesas de trabajo se publiquen a través de los medios de prensa y las plataformas en vivo de las redes sociales.

El alcalde insistió en su compromiso de no concentrar el poder y transparentar los actos de gobierno, especialmente en lo que respecta al manejo de los recursos públicos.

Pidió a los sindicalizados que no se dejen engañar por sus líderes y que no sean carne de cañón; ahora se ofenden porque no queremos ser parte de negociaciones en lo oscurito.

Ante este panorama, surge una pregunta crucial:

¿Serán estas reformas el paso definitivo hacia la transparencia y la justicia en las negociaciones sindicales en Mazatlán?

Volver arriba